Publicado enRío Grande

Miriam «Laly» Mora lamentó que la tolerancia cero no rindió el efecto buscado

“La conclusión es que no se ha logrado que la gente tome conciencia”, reconoció la edil que fuera la autora del proyecto que bajó de 0,5 a 0,0 la graduación de alcohol en sangre admitida en conductores.

“No puedo decir que la ordenanza de tolerancia cero ha hecho que la gente tome conciencia”. La dramática conclusión es de la concejal Miriam “Laly” Mora, autora del proyecto de “tolerancia cero de alcohol” en el tránsito riograndense.

En diálogo con ((La 97)) Radio Fueguina, Mora reconoció que el objetivo principal de la reducción en la graduación permitida tenía como finalidad que los conductores fueran conscientes del riesgo que implica conducir luego de ingerir alcohol, pero que tal efecto no se consiguió, a juzgar por las estadísticas.

“Tolerancia cero nace a partir del hábito de los conductores de jugar con la graduación del alcohol en sangre, asumiendo riesgos”, detalló la edil, resumiendo que “de tal modo era mucha la gente que tomaba y salía a conducir” provocando accidentes graves, que “no ocurrían un sábado a la madrugada sino un domingo a la tarde y han costado vidas”.

A partir de ello se intentó prohibir en forma total la ingesta de alcohol antes de manejar, aunque “en realidad, la idea no era recaudatoria, era ver si se lograba tomar conciencia”.

“La conclusión es que no se logra que tomen conciencia”, deploró la funcionaria.

Jóvenes y no tanto

La concejal advirtió que la irresponsabilidad de manejar un vehículo en estado de ebriedad no es privativa de los más jóvenes. Basada en las estadísticas, subrayó que “La mayoría de los infractores son mayores de 35 años, gente que maneja en la ruta, que se va de viaje al norte conduciendo un vehículo”.

“Las estadísticas no han bajado, no puedo decir que con la tolerancia cero la gente ha tomado conciencia”, se rindió la edil.